Necesitando un sueño mas




A veces la realidad es tan dura que preferiríamos jamás despertar, más aun cuando cuesta tanto cerrar los ojos y descansar, dormir, soñar,  y lograr soñar que habitas por un segundo en un mundo imaginario lleno de hadas, duendes, faunos y luciérnagas volando por el bosque a la luz de la luna azul, soñar que cabalgas por caminos bañados de hojas secas y árboles que se mecen suavemente con el viento fresco de la noche, y voltear y ver en el negro firmamento bañado de estrellas de luz tan pero tan blanca tal y  como quisieras que fuese tu alma, y con una tan limpia que desearías que así fuera la luz tenue de tu corazón debilitado ya por los golpes del destino..

Pero eso no existe, más que en los sueños, sueños que no puedes soñar,  y los sueños son tan maravillosos que quisieras contárselos a todas las personas en la tierra, a esa persona especial, y decirle que si tan solo se concentra contigo y te da un mutuo respiro de aliento, podría conectarse contigo en espíritu,  en la penumbra de la noche, y tomados de la mano vivir esos mismos sueños y pisar las hojas secas, y ver una lluvia de estrellas en el horizonte y ver como los duendes se esconden temerosos en hongos del viejo sauce, y galopando sobre lomos de ranas y grillos sobre las algas del verde lago.

Por eso no quiero despertar de mi próximo sueño, porque mis sueños son maravillosos y mi realidad no, e intento que mis lágrimas sean un veneno que me transporten de una ves allá, e intento que la cristalización salina de mis ojos sean como un espejo en la oscuridad que se abra con luz negra y que me lleven a otro mundo, un mundo donde no sienta más dolor, un mundo imaginario donde no sienta más desolación, en donde por fin pueda demostrarle a los seres imaginarios de mis sueños en la noche, quien realmente soy. Tal ves sea pronto, por hoy nuevamente intentare soñarte.. soñar. solo soñar,