Gradas del cerrito de San Cristóbal con niebla.




Estas foto la capture si mal no recuerdo en alguna ocasión en que salí a correr al cerrito de San Cristóbal, siempre me ha gustado fotografiar un poco la ciudad, tal vez  a futuro seguramente  será más o menos apreciada mi foto si es que ya nunca veamos niebla de tanto congestionamiento humano.

No sé ni por que tomo tantas fotos, al fin de cuentas San Cristóbal ya ni es nuestro, creo que nunca ha sido, desde que tengo memoria San Cristóbal es una mezcolanza humana  y muchas veces hogar definitivo migratorio de múltiples grupos sociales que por alguna u otra razón les gusta para vivir y comprarse una casa un terreno y quedarse aca. Personas fuereñas que muchas veces  critiquen la frialdad de su gente, "gente fría"  que tiene fiesta de inicio a fin de año todos los años, acá se festeja todo como en ninguna otra ciudad, desde que naces hasta que mueres, si naces hay fiesta pero si mueres hay más, y hasta cafecito te dan durante nueve días, se celebra todo, pero en fin, así es el mundo. Si preguntas en el parque central  el 90% te responderán que son de San Cristóbal aunque el 95% de ellos en su acta de nacimiento diga un municipio cercano o un estado diferente.

Es como aquel que dice “Putos gringos pinche país de culeros” pero a la ves escucha The Eagles, Guns N Roses,  y se toma una Coca Cola, (que la neta es sabrosa) un Mc trio o “se chuta” una película gringa y hasta llora con la parte romántica.

Describiendo un poco lo de esta foto, estoy parado en las gradas del cerrito, así se conoce en san Cristóbal, es un buen reto subirlas de un jalón, la mayoría no puede hacerlo sin sacar el bofe a ½ y ¾ del graderío, y ya arriba todos se sienten unos Silvester Stallone en Rocky I subiendo las gradas del barrio bajo de Philadelphia. Hay niebla  en la foto y es algo muy común en días fríos, sirve en parte para darle un aspecto bello a la ciudad  y en parte para tapar los grandes hoyos del cerro de enfrente que las constructoras locales han deteriorado indiscriminadamente sin que nadie haya podido evitarlo (mal nacidos culeros)

Este lugar es bastante chido en San Cristóbal, uno de los pocos lugares donde puedes tener un buen rato de soledad, tengo recuerdos de este lugar desde que subíamos posiblemente en 1986 con una trivalancha que nuestros padres nos obsequiaron a mí y mi hermano (junto con un carro RC que nunca me dejaron jugar) y con la trivalancha  a bajar toda la carretera (pues hay una carretera para subir)... a toda velocidad y la diversión y adrenalina era infinita como en muchas cosas más de mi niñez que si me animo contaré más adelante. Un riesgo infantil considerando que la carretera terminaba en un rio, pero bueno, de niños  nadie se preocupaba de eso, lo que queríamos solo era un poco de diversión sana, hoy ya no se podría hacer eso, la carretera está demasiado dañada y el municipio no invierte en su reparación, recuerdo que hubo un candidato prianista que estaba bacheando en campaña toda la ciudad para lanzarse como Presidente Mpal  por 4ta o 5ta ocasión, igual y se hubiera dado una vuelta el muy culero por ahí pero la foto no salía bien y además su chapopote se le termino mitad en malos bacheos y mitad derramado en el arroyo de lagos de Maria Eugenia.

Los chamacos no saben ya ni que ondas con la diversión sana, en lugar de treparse a un árbol como lo hicimos nosotros se divierten con su Smartphone (que ni saben usar), pero bueno esa es otra historia que en algún otro momento y con otra foto he de narrar.